domingo, 23 de octubre de 2016

Pachuca derrotó 2-1 a Chivas

Ni la localía ni la superioridad numérica le bastaron al Guadalajara para poder superar a su más alto competidor que tiene en el país para formar talentos.

El Pachuca con 10 hombres los últimos 25 minutos de juego, le pego 2-1 al Rebaño en un juego que había sido de poder a poder, pero con peligro constante de los Tuzos.

Un partido de derroche físico a tope, de dinámica y poder de velocidad, en el que los rojiblancos iniciaron con presión en la salida sobre los hidalguenses, pero que muy poco tiempo tuvieron la superioridad en el marcador.

Las Chivas de Matías Almeyda que no contaron con Alan Pulido por segundo juego consecutivo en la Liga, se fueron al frente al 25' con un un remate con la cabeza de Hedgardo Marín en un tiro de esquina.

Sin embargo, ocho minutos más tarde Franco Jara aprovechó un servicio por la izquierda de Lozano para rematar ante un descuido de marcación del propio Marín y de Carlos Salcido.

Con el 1-1 el juego prometía un segundo tiempo igual de intenso, de ida y vuelta, de golpe y respuesta, de ataque y contra ataque.

Para el segundo lapso los Tuzos parecían ser más peligrosos, pero el "Chucky" quien salió en plan de figura, primero se ganó una amarilla por protestar una decisión arbitral y después al 65' cuando escapaba al frente, al entrar al área se tiró un clavado al sentir la barrida de Salcido para provocar un penal.

El árbitro le sacó la tarjeta roja para dejar a los Tuzos con uno menos, pero no por ello disminuidos.

Con diez en el campo los visitantes fueron más peligrosos, mientras que el "Pelado" mandó a Carlos Peña y a Eduardo López a la cancha pensando en tomar el medio campo, medida que resultó a medias.

En los contra golpes el visitante insinuaba que sería letal y al 88' vino la tercera escapada del argentino Jonathan Urretaviscaya para dejar tendidos a Salcido, Jesus Sánchez y Michael Pérez y clarear a Rodolfo Cota con un disparo con efecto.

Se congeló la fiesta en la tribuna, se colapsó el ánimo del chiverío y la derrota caló más duro que los calambres de algunos rojiblancos como huellas de la batalla.

Fue quizá un ensayo para el Rebaño que está metido en zona de Liguilla, pero sin poder ser convincente ante los rivales de la parte alta.

Ahora irá a la capital para enfrentar el Clásico Nacional en la Semifinal de la Copa MX.