domingo, 12 de febrero de 2017

La Dominguera - Columna San Cadilla Mural - 12 Febrero 2017



Un mundo de apariencias

Los petrodólares tienen un enorme poder y se han abierto camino en el futbol. Cada vez más inversionistas del medio oriente apuestan en ese mercado, como Al-Khelaifi, dueño del París Saint-Germain, o Mansour Bin Zayed, del Manchester City.

La idea de la llegada de capital del mundo árabe puede seducir a futbolistas, directivos y aficionados, porque grandes fortunas al servicio del deporte casi siempre traen consigo figuras, mejoras en los estadios, pero, sobre todo, campeonatos.

Clubes como Valencia, Inter de Milán, Mónaco, PSG, Manchester City, Chelsea, Arsenal, Zenit, Shakhtar y CSKA se codean con los grandes del futbol europeo, en gran parte por lo que sus millonarios dueños pagan por hacerlos más competitivos.

Con esa idea coqueteó el modesto Getafe en 2011, cuando se imaginó que pasaba de ser un modesto competidor a parte de la élite del futbol europeo.

TEAM DUBAI

En junio de 2010, el jeque Abdullah Al Thani, miembro de la familia real de Qatar, se convirtió en el accionista mayoritario del Málaga, que después de años de ensueño, que incluían una participación en la Copa UEFA, había regresado a la batalla por la permanecía en la Primera División española.

El presidente Fernando Sanz encontró a su inversor en Doha para poner en marcha un proyecto muy ambicioso. En la campaña 2011-2012, el Málaga terminó en cuarto puesto de la Liga, por encima de los renombrados Atlético de Madrid, Athletic de Bilbao y Sevilla, que le dio el boleto a la Liga de Campeones.

El Málaga tuvo una campaña de ensueño y llegó a Cuartos de Final, en un claro ejemplo de que el dinero, en buena cantidad y bien empleado, puede hacer maravillas.

Por eso, cuando The Royal Emirates Group of Companies, de los Emiratos Árabes, se acercó a la directiva del Getafe, la imaginación de los aficionados comenzó a volar.

Ángel Torres, propietario y presidente del equipo azulón, se frotaba las manos porque la inversión del grupo, encabezado por Kaiser Rafiq, socio y director del conglomerado, pagaría entre 70 y 90 millones de euros por las acciones club.

El 21 de abril de 2011, Torres y el capitán de Getafe, Manuel del Moral, viajaron a Dubai para anunciar el acuerdo por la compra del equipo en una conferencia de prensa.

Ahí detallaron que el grupo, presidido por el jeque Butti bin Suhail Al Maktoum, mantendría el nombre del club intacto, pero que se añadirá la inscripción Team Dubai a las camisetas de juego, el estadio y productos relacionados con equipo.

De hecho, presentaron un logotipo con los nombres Getafe y Team Dubai, en azul, y declararon que el acuerdo que firmaron ese día sería efectivo a partir del mes de junio de 2012.

¿Y EL DINERO?

Poco más de año después del anuncio de la venta del Getafe, Torres todavía no veía un centavo de los 70 millones de euros que le habían prometido y la afición se quejaba por el aumento a los precios de los abonos. Mantener a un equipo que aspiraba a participar en la UEFA Europa League no era barato, así que el dinero urgía.

El 27 de junio, Los Mossos d'Esquadra, la Policía de Cataluña, desarticuló una red de delincuentes que estafaba a empresas, a las que les prometía inversiones millonarias o falsos créditos.

Esa banda de estafadores estaba integrada por falsos jeques árabes de Dubai y Egipto, y entre sus víctimas había varios clubes de futbol.

La red estaba formada por siete personas, seis españoles y un dominicano. La justicia les imputó delitos de estafa, apropiación indebida, insolvencias punibles, delitos contra la hacienda pública y delito de organización criminal.

Las autoridades dieron a conocer que la organización delictiva, que tenía su base en Sabadell -Barcelona- había firmado un contrato con el Getafe y el Palafrugell, de Girona.

Miembros de la banda contactaban empresarios y les decían que eran intermediarios de jeques árabes millonarios y que estaban interesados en invertir, sin embargo, antes de obtener la cantidad pactada, las empresas tenían que demostrar solvencia para garantizar la devolución a largo plazo, así que debían aportar un aval a una cuenta controlada por los falsos jeques, por medio de un depósito en garantía.

Todo era un engaño, porque el dinero nunca se entregaba.

Torres comprobó más tarde que dos de los cheques que le había- dado el supuesto jeque árabe no tenían fondos.

En realidad, el jeque era un mesero brasileño que se disfrazaba. La banda le pagaba 50 euros por vestirse con túnica y turbante y mantenerse con la boca cerrada.

El Gobierno de Dubai negó cualquier vínculo con el negocio.

A LUCHAR DE NUEVO

La vida para el Getafe no ha sido fácil desde entonces.

Tras varias campañas exitosas, bajo el mando de técnicos como Michael Laudrup y Bernd Schuster, y 12 años en la máxima categoría del futbol español, el equipo azulón descendió a Segunda División en mayo de 2016.

Actualmente ocupa el cuarto lugar de la clasificación, debajo del Cádiz, el Gerona y el Levante, cerca de volver a Primera, pero muy lejos de los sueños que su afición, directiva y plantilla tuvieron cuando se sintieron parte de los millonarios del futbol.

Mail: san.cadilla@mural.com 
Anuncios