lunes, 13 de febrero de 2017

'Ya está cab...' - Columna San Cadilla Norte - 13 Febrero 2017



'Ya está cab...'

Si usted es uno de los aficionados Tigre, de esos de tribuna y que su amor al equipo lo ciega, creo que no le ha caído el 20, como decimos los ancianos como yo.

No es poca cosa lo que le está pasando a los dirigidos por el señor Ricardo Ferretti de Oliveira. No es "algo que suele pasar... y ya".

"Esto ya se puso cabrón, y más cuando nuestro futbol no es el mismo hasta ahora, cuando las derrotas han sido merecidas. Ya hay presión. Sí. Claro, y es todo lo que te puedo decir".

Para cuando mi Judas Jugador, que me cuenta lo interno, me respondió eso ayer por la tarde, ya había leído unos cuatro WhatsApps de mi parte con temas y preguntas.

"¿Por qué están así?", "¿qué pasa en el vestidor, en Zuazua o entre ustedes?", "no se ven igual que los torneos pasados, ¿qué sucede?, cuenta", "¿qué le pasa a André, por qué está más peleado con el gol que la ciencia con la religión?".

Esas fueron las distintas preguntas, y otras tres más, que le mandé a mi Judas Jugador.

Lo de "la ciencia con la religión" se la dije porque él y yo platicamos muy seguido, muchas veces de temas ajenos al futbol, y una charla que a ambos nos apasiona es "el obvio, lógico y entendible distanciamiento entre estos dos pensamientos, el científico y el eclesiástico".

Ambos -definitivamente- nos inclinamos por el científico y no por la doctrina religiosa, sea cual ésta fuese.

Pero tampoco somos agnósticos que nos cerramos a nuestras ideas (sí lo somos, pero no cerrados), como lo hacía, por lo que hemos leído de él, Woody Allen, director, guionista, actor, músico, dramaturgo, humorista y escritor estadounidense.

"En realidad, prefiero la ciencia a la religión. Si me dan a escoger entre Dios y el aire acondicionado, me quedo con el aire", decía el ateo Allen.

Tampoco caemos tan así. Ambos no compartimos la creencia de la Iglesia, pero coincidimos en un término medio, como aquel pensamiento -el cual compartimos en una charla hace unos meses- de Albert Einstein.

"La religión sin la ciencia estaría ciega; y la ciencia sin la religión estaría coja también".

Con quien sí concidimos ambos es con Alejandro Jodorowsky: "Muchos se estan alejando de las iglesias para acercarse a Dios".

Pero ya mejor sigamos con Tigres, que es nuestro tema...

Sus razones

En un principio dijo que no me diría más, pero me dio sus razones que aquí enumeraré.

Más que leer lo que yo pienso, es mejor saber lo que él cree, y no está nada alejado a como yo lo veo.

1. "No son normales estas cuatro derrotas".

2. "Hay mínimo 5 jugadores en un nivel muy bajo, desconocidos", entre los que están, me dice él, André y Sosa.

3. "(Ricardo) Ferretti es el único que no es culpable de esto, ni él ni la directiva. De verdad que somos nosotros".

4. "Es mentira esa idea de aficionado que dice: 'En cualquier momento se ponen las pilas y ya levantan'. Tampoco es de 'bueno, ya'".

"No es así, ¿crees que no queremos?, claro, pero esto es una bola de nieve. Sí hay preocupación", me contó.

Me dice que han jugado mal, que las derrotas son merecidas, que están donde merecen y donde su futbol jugado los ha llevado.

El Judas se estaba autoflagelando como lo hacían en la antigüedad los reos en la Sinagoga (bueno, a ellos los flagelaban). El "mea culpa" lo sacó a flor de piel, y ahí le pregunté las razones.

"Hablando a favor te digo que nosotros terminamos el 25 (de diciembre). Los que jugamos sabemos que si no hay pretemporada, es más difícil".

Los campeones en diciembre normalmente salen entre el 12 y 16 de ese mes. Les da algo de tiempo de vacaciones y pretemporada. Esta vez el cuadro titular estaba aún de vacaciones cuando la Fecha 1 ya se estaba jugando.

Ésa no es excusa. Ésa es la explicación de por qué Tigres está así. Una de varias.

Síganle...

C'est fini

Seguíamos platicando, y era obvio que él tenía que mostrar optimismo por el futuro. Sabe de la calidad del equipo, me decía que sí levantarán, aunque él mismo se sinceraba al decir que por lo mostrado no tenía argumentos para defender nada.

Total, cuando comenzaba a ser optimista del futuro del equipo, creo que lo ubiqué con lo que le dije.

"Dices que tienes mucha confianza en que sí clasificarán, ¿pero ya viste lo que tienen que hacer para ir a la Liguilla?", le pregunté y luego se lo expliqué.

Quedan 11 juegos por disputar, es decir, 33 puntos. Tigres para entrar a Cuartos tiene que sumar, mínimo, 26 unidades, y con ésas no se queda fuera. Raspando, pero pasa.

Para llegar a 26 debe ganar 22 de los últimos 33 puntos.

Para ganar 22 puntos, Tigres tiene que ganar mínimo, mííínimo 7 de los 11 juegos que le resta, empatar 1 y puede perder tres más.

Si Tigres gana 6 de 11, tiene que empatar 4 de los otros 5, es decir, perder sólo un juego de aquí al final.

Por eso digo que tiene que ganar mínimo 7 juegos de los 11 que quedan. Si no gana 7, está fuera de la Liguilla.

Cuando le dije eso de 7 triunfos de los últimos 11 juegos lo sentí ya dudoso, pero aún así me dijo: "Ya verás, con apuros, pero ahí estaremos".

Afición felina, vayan enfocando su energía a la Conca, porque la Liga está prácticamente perdida.

Hace 10 días puse que Tigres quedaría entre el 5 y el 7. Tras dos partidos modifico y no volveré a cambiar.

"¡Tigres no llegará ni a Cuartos de Final. Olvídense ya de la Liga!".

Sanca, a 13 de febrero del 2017.

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios