domingo, 19 de marzo de 2017

La Dominguera - Columna San Cadilla Mural - 19 Marzo 2017



Lenguaje técnico

El futbol tiene su propia lengua, palabras que sólo entiende quien sigue el deporte o vive de él. No es necesario asisitir a un salón de clases, tomar apuntes o siquiera saber cómo se escriben las palabras, sino hablarlas con naturalidad, soltura y sin detenerse a cuestionar si tienen sentido.

Estos vocablos se aprenden en la televisión, en el estadio, en los entrenamientos y, en este juego de pies y pelotas, marcan una ideología.

Para que no lo agarren fuera de lugar, a continuación algunas de esas piezas del discurso futbolero.

Acá.- Argentinismo para decir aquí.

Actitud.- Predisposición para cumplir con el trabajo asignado.

Agrandar.- Acción de separarse de quien tiene el balón para recibir un pase largo.

Agrandado.- Futbolista que siente que es superior a los demás.

Abrir la cancha.- El técnico lo pedirá cuando espera que el balón pase del centro a una de las bandas.

Al cien.- Completamente.

Apoyar.- Acercarse a un compañero para que tenga a quién pasarle el balón.

Armador.- Futbolista que organiza a los demás para acercar el balón a la portería rival.

Autobús.- Estrategia que consiste en poner a todo el equipo a defender; no confundir con el vehículo.

Bajar.- Acción de regresar a la defensa después de lanzarse al ataque y no conseguir un gol.

Balón dividido.- Cuando la pelota está en una posición intermedia entre futbolistas de equipos diferentes.

Banca.- La pesadilla de los pateabalones; ahí esperan los de reserva. También banco o banquillo.

Bancar.- Apoyar a un futbolista a pesar de las críticas.

Banquear.- Mandar a un futbolista a la banca.

Bandera.- Árbitro auxiliar que corre por una banda, con un banderín en mano; no confundir con la tela asegurada a un asta.

Baño.- Darlo significa superar con holgura al equipo rival.

Botín.- Zapato especial para jugar futbol.

Botinera.- Mujer cuyo objetivo es conquistar a su príncipe futbolista y aprovechar su posición económica.

Calcio.- Futbol en italiano; no confundir con el mineral esencial para los huesos.

Cambio de juego.- Sigue siendo futbol, pero hay que mandar el balón de un lugar del campo a otro que tenga menos jugadores.

Caño.- Acción de pasar el balón entre las piernas de otro jugador.

Cantera.- La estructura de un club en la que se desarrollan jóvenes futbolistas.

Canterano.- Futbolista surgido de la cantera.

Carrilero.- Futbolista que juega por una de las dos bandas.

Cascarita.- Un partido que se efectúa por diversión.

Cascarero.- Futbolista que juega como en una cascarita.

Catenacho.- Del italiano candado, un estilo de juego defensivo.

Central.- Jugador que actúa en el centro de la defensa o árbitro con silbato y sin bandera.

Chupón.- Futbolista individualista, que no suelta la pelota.

Cinco.- Mediocampista con funciones defensivas.

Crack.- Pateabalones que destaca por encima del resto; la estrella del equipo.

Cuero.- Pelota.

Debutar.- El primer sueño de un futbolista: presentarse por primera vez ante un público.

Definir.- Forma correcta de terminar una jugada de ataque, es decir, marcar un gol.

Desbordar.- Rebasar a un rival.

Desdoblar.- Rebasar al jugador que tiene el balón por una banda para recibir un pase adelantado.

Desencanchado.- Futbolista habituado a sentarse en la banca.

Desequilibrar.- Lo que se logra cuando se desborda a un contrario.

Desfilar.- Acción que realizan los directores técnicos del vestidor a la puerta después de ser despedidos.

Dominar.- Ejercer presión sobre el rival, con el balón controlado, pero sin marcar goles.

Dorsal.- El número del futbolista.

Driblar.- Superar a un rival al hacer un movimiento rápido con los pies y mantener la posesión del balón.

Encajar.- Recibir un gol.

Encarar.- Acción del futbolista de ponerse cara a cara con un rival con el objetivo de desbordarlo.

Enganche.- Primer pago para comprar algo a crédito o futbolista que se ubica entre los mediocampistas y los delanteros.

Entrega.- Capacidad de lucha de un jugador, a pesar de que no haga bien su trabajo.

Entrenador.- Encargado de adiestrar a los futbolistas. Puede ser, o no, el director técnico. Los hay exclusivos para porteros, delanteros, defensas...

Extremo.- Futbolista que se desempeña en el ataque, cerca de las bandas; su objetivo es desbordar y enviar centros.

Fair Play.- Jugar de forma limpia, aunque se ensucie el uniforme.

Feudo.- Estadio.

Final.- Partido por el campeonato; para el futbolista, cualquier partido importante, sobre todo cuando el objetivo de la campaña se ve lejano.

Fusilar.- Disparar de forma violenta desde una posición cercana.

Futbol base.- Léase cantera.

Gafe.- Sujeto al que se le atribuye portar mala suerte.

Gambeta.- Viene de gamba (camarón), por su forma curva. Avanzar al mismo tiempo que se hacen curvas cortas para evitar a un rival.

Gol de la honra.- La única anotación de un equipo que pierde por goleada.

Grupo.- Conjunto de futbolistas de un club o de equipos que compiten por clasificar a una ronda posterior.

Hachazo.- Fuerte golpe a un rival, casi siempre con un pie.

Hincha.- Término argentino para referirse a los partidarios de un equipo.

Hinchada.- Conjunto de hinchas.

Hinchapelotas.- Persona que infla los balones, generalmente con la boca.

Huevos.- Esfuerzo.

Individualista.- Léase chupón.

Infiltrar.- Inyectar un antiinflamatorio en una articulación para evitar que el futbolista sienta dolor al jugar, a pesar de estar lesionado. No confundir con espiar.

Interior.- Futbolista que se desempeña en posiciones de ataque, pero no es delantero ni extremo.

Jugón.- Léase crack.

Killer.- Delantero que cumple con su trabajo.

Ladrillo.- Un lanzamiento demasiado fuerte para ser un pase y demasiado débil para ser un disparo.

Leña.- Conjunto de entradas violentas.

Leñero.- Futbolista que reparte leña y no para una fogata.

Lateral.- Saque con las manos desde una de las bandas o carrilero, pero con más funciones defensivas.

Líder.- Futbolista que tiene influencia sobre los demás, no necesariamente positiva.

Lindo.- Argentinismo para decir bonito.

Mala leche.- Futbolista malintencionado.

Maleta.- Estuche para guardar equipamiento o futbolista sin talento.

Manita.- Acción de terminar un juego con marcador 5-0.

Mano a mano.- Acción de encarar, entre un portero y un jugador de campo.

Matador.- Léase killer.

Mediapunta.- Futbolista que no es delantero, pero tampoco mediocampista.

Medular.- El centro del campo.

Mercenario.- Futbolista que juega por dinero y deja de lado las implicaciones sentimentales de ponerse una camiseta.

Míster.- Léase entrenador.

Nueve.- Futbolista cuyo principal objetivo es meter el balón en la portería contraria.

Ojeador.- Persona que observa y decide qué futbolistas deben ser canteranos.

Orsai.- Fuera de lugar.

Palomero.- Futbolista que casi no corre y espera a que sus compañeros le den el balón para que pueda marcar un gol.

Pelota.- Caprichosa esfera que se niega a entrar en la portería rival.

Perdonar.- Al tener la oportunidad de marcar un gol, el futbolista manda el balón para otro lado.

Picadito.- Léase cascarita.

Poste.- Palo vertical de la portería o delantero que no marca goles, pero detiene el balón en espera de otro futbolista que lo haga.

Profe.- Nombre que se usa para llamar a técnicos, entrenadores, árbitros o cualquier figura de autoridad en el futbol.

Profesional.- Futbolista que limita sus actividades fuera de la cancha para cumplir de forma correcta con su trabajo dentro de ella.

Prima.- Hija del hermano de la madre o el padre del futbolista, o incentivo económico para que el equipo consiga un objetivo específico.

Puntuar.- Acción de ganar o empatar un partido.

Romperla.- Sobrepasar las expectativas.

Táctica.- Conjunto de estrategias que utiliza un director técnico para intentar puntuar.

Técnica.- Habilidad para manejar el balón. Siempre es individual, aunque haya quienes insistan en complementar la palabra.

Tender la cama.- Conspirar, casi siempre futbolistas contra un director técnico.

Trabajo.- Entrenamiento.

Transferible.- Futbolista a quien ya no quieren en un equipo y cuyo pase es puesto en oferta.

Trascender.- Jugar en Europa.

Uno a uno.- Léase encarar.

Variante.- Opción que busca un técnico para cambiar el marcador mediante el ingreso de uno de sus futbolistas banqueados.

Vaca sagrada.- Futbolista experimentado; juega como titular aunque no lo haga bien.

Vestuario.- Término incorrecto para referirse al vestidor.

Voluntarioso.- Futbolista con actitud y casi siempre carente de técnica.

Zancadilla.- Acción de cruzar la pierna entre las del contrario para hacerlo caer. No confundir con San Cadilla.

Mail: san.cadilla@mural.com 
Anuncios