jueves, 16 de marzo de 2017

Los tenían, eran suyos... - Columna San Cadilla Reforma - 16 Marzo 2017



Los tenían, eran suyos...

Dicen que a la Federación Mexicana de Futbol le faltó mano fuerte en la insurrección de los árbitros, ya que por vías legales, los silbantes no tenían ninguna facultad para echar a perder toda una Fecha de la Liga.

Me cuentan quienes están enterados de este asunto que, como los nazarenos carecen de contrato y en términos prácticos no son propiamente empleados de la FMF sino prestadores de servicios a través de una outsourcing, pudieron ser castigados con todo el peso de la ley al carecer de un sindicato legalmente constituido (la Asociación Mexicana de Árbitros es una asociación civil).

Peeero los árbitros supieron hacer su movimiento bien y bonito, porque al parar la Liga minutos antes del Veracruz-Puebla, dejaron con poco margen de acción a la federación.

La presión mediática y el enojo de los dueños por los millones de dólares perdidos pusieron aún más contra las cuerdas a la fede, que tuvo que ceder porque, con la Fecha FIFA a la vuelta de la esquina -última que hay durante el Clausura 2017-, no había forma de rescatar el torneo si se aplazaba otra fecha.

Es gracioso pensar que con la mano en la cintura, los federativos pudieron emprender un pleito con los colegiados, a los que hay que reconocer por fajarse los pantalones y poner en jaque a los que parecían intocables.

Además de que a los dueños no les convenía que el conflicto se alargara, dicen que era mejor darles por su lado a los colegiados no sólo en espera de lavarse las manos si el TAS disminuye los castigos, sino también para evitar que los silbantes después quieran crear un sindicato y entonces así tengan los argumentos legales para poner patas para arriba a la Liga.

Que siempre no

Alejandro Burillo no va a ir al América, porque tiene bastante trabajo con su empresa y otros proyectos que pondrá en marcha los próximos meses.

El empresario y primo de Emilio Azcárraga Jean se queda sólo con el Atlante, aunque también advirtió que no le va a invertir nada más, que el equipo tiene que ascender con lo que tiene.

Y como sigue empecinado con mantener a los Potros como una más de sus empresas, pues tampoco los va a poner la venta, porque de hacerlo, quiere que se lo paguen como si estuviera en Primera División, pues en realidad sólo tiene la franquicia, porque la plantilla prácticamente no vale ni tres pesos.

Mientras, las Águilas planean nuevas estrategias a nivel operativo, ajustes a nivel directivo y el ingreso de personal que se ocupe de sacarle el mayor provecho a la marca, que se harán una vez que finalice el torneo.

Aunque se habló en su momento, el tema de Burillo ya no se ha vuelto a tocar, y El "Güero" no será visto pronto en Coapa.

Mail: san.cadilla@reforma.com
Anuncios