jueves, 16 de marzo de 2017

Revolución - Columna San Cadilla Mural - 16 Marzo 2017



Revolución

Un terremoto está por sacudir al futbol mexicano.

El mundo del balompié tenochca como lo conocemos dejaría de existir si un grupo de rebeldes toma el control.

Pero para que se enteren del chisme completo es necesario volver en el tiempo unos 25 años.

Allá entre 1991 y 1992, Emilio Maurer desafió al grupo que movía los hilos, pero nomás se metió en temas de televisión, le cayó la guillotina y hasta terminó en el tambo.

Maurer -quien trajo como técnico de la Selección a César Luis Menotti- propuso un fondo común de televisión para que todos los clubes compartieran el dinero de los derechos de televisión, menos el América y el Necaxa, obviamente.

Además, tenía la idea de que los equipos pudieran negociar con las empresas que ofreciera más dinero por pasar sus partidos en la tele.

Si con eso ya tenía a un magnate televisivo con la orejas rojas del coraje, lo que llevó a Maurer a la parte superior de la lista negra fue quitarle a Televisa el control del Tricolor.

El directivo puso en subasta los derechos de transmisión del Tri, los cuales quedaron en manos de Multivisión hasta el Mundial de 1994.

Pero al final las cosas volvieron a su lugar y la FMF, después encabezada por José Amponio García, desconoció el contrato de exclusividad con Multivisión y regresó al Tricolor con los televisos. Maurer dejó para siempre el futbol en 1993.

¿Y qué tiene que ver esto con los temblores? Les pregunto: ¿Qué tienen en común el Pachuca, el León, las Chivas, el Querétaro y los Jaguares? Todos ellos se le salieron del huacal al duopolio televisivo.

Con Jesús Martínez a la cabeza, un grupo impulsa de nuevo la idea de ofrecer los derechos de transmisión de la Selección al mejor postor, en México o el extranjero.

Eso cortaría de tajo el derecho de televisos y aztecos de renovar automáticamente, lo que, de entrada, probablemente generaría mayores ingresos a las arcas de la FMF.

No voy a decirles los nombres de los dueños, pero ya saben por qué canales ven los juegos de sus equipos cuando no van al estadio.

Pero para que la estrategia funcione también deben cortar cabezas en la Femexfut y Liga MX, y crear un organigrama con ideas frescas.

Ahí estorba Decio de María, a quien no le perdonan las pérdidas económicas por el paro de los árbitros, el daño a la imagen del organismo por doblarse ante los rebeldes con silbato y, por si no se acuerdan, por la multa de 79.5 millones de pesos que le puso Hacienda a la FMF por evasión de impuestos el año pasado.

¿Qué diferencia hay entre Maurer y los nuevos revolucionarios? Una, quizá pequeña, es Carlos Slim, socio comercial de Chucho Pachuco.

Los derechos de transmisión del Tri con Televisa y Azteca se terminan después del Mundial Rusia 2018, así que ya conocen más o menos las fechas de la sacudida.

¡Agárrense!

¿Qué se ganan?

Y en más del show de los osos de Decio -tranquilos, no promuevo circos con animales- les tengo uno nuevo.

Al papá de la familia del futbol se le peló un detalle cuando la Liga se detuvo: los silbantes no tienen facultad legal para hacer un paro.

Como no son empleados de la FMF, sino prestadores de servicios a través de una outsourcing, carecen de un sindicato legalmente constituido, y la Asociación Mexicana de Árbitros es una AC.

Peeero los árbitros supieron cómo parar el show con gracia, minutos antes del Veracruz-Puebla.

La presión mediática y el enojo de los dueños por las pérdidas económicas pusieron contra las cuerdas a Decio, su compadre Enrique Bonilla (¡buajá!) y compañía.

Aunque los árbitros se salieron con la suya, con un año de castigo para Enrique Triverio y Pablo Aguilar, los federativos pudieron entrarle al pleito con todas las de ganar.

¿Y por qué no lo hicieron?

Uno: A los dueños no les convenía que se perdiera una semana más de la Liga.

Dos: Los federativos podrán lavarse las manos si el TAS disminuye los castigos, lo cual es muuuy probable que suceda.

Tres: No les dan ideas a los silbantes para crear su sindicato y, entonces sí, tener argumentos legales para poner patas para arriba todo el changarro de nuevo.

Ah, que señores tan despistados.

Mail: san.cadilla@mural.com
Anuncios