jueves, 27 de abril de 2017

La conjugación - Columna San Cadilla Norte - 27 Abril 2017



La conjugación

La afición de los Tigres no debe lamentarse por no haber quedado campeón de la CONCACAF, no.

A ver si me explico: si digo que no debieron lamentarse es porque con un equipo que juega como si fuera la Jornada 4, en su casa y ante el Morelia, con la velocidad, la intensidad, la estrategia y la profundidad tan nula como un cuadro de División de Ascenso en pretemporada, a nada podían aspirar.

No se enojen por no haber ganado el título, porque -incluso, afición Tigre- su equipo sin ambición y sin eggs no lo merecía.

Sé que es duro escuchar o leer -y aceptar- que te digan que el Pachuca ganó merecidamente cuando vienes de perder una Final, pero no es más que la realidad.

Oootra vez los Tigres no supieron, no pudieron y por su futbol hasta parece que no quisieron, ganar una Final internacional.

Veía imposible que ganaran el Clásico el sábado pasado. Puse que perdían sin saber que jugarían tan mal, y sin una sola llegada a gol, cayeron ante La Pandilla.

Ayer les dije que esto me olía mal, que no veía a Tigres campeón, aunque pensaba que sacarían el orgullo, los deseos y la garra que deben de tener, sobre todo cuando todos, sin excepción, voltean a sus cuentas bancarias para ver cuánto dinero les deposita Sinergia Deportiva cada 15 días.

(Al menos por vergüenza deberían esforzarse más).

Nunca toco ese tema, pero no es más que la verdad. Pónganse a pensar cuánto gana cada jugador que usted vio ayer en la cancha sin rendir, y ya no digamos sin esforzarse.

Con todo el respeto que me merece el grueso de mis lectores, pero el salario de un año de la mayoría de los jugadores de Tigres -uuun simple año- es el sueldo de toda vuestra vida laboral, amigos, de sus 22 a sus 60 años de jalar.

¿Y qué pasó?, que parecía que jugaban cualquier partido. Poner calificativos críticos creo que está de más. Creo que sale sobrando. Sería como patear a un borracho.

Planteamiento sin atacar con intensidad. Parado como si fueran ganando en la Jornada 8 ante el mediocre Veracruz, y así podría describir a su equipo, afición Tigre, pero ya para qué, si están eliminados.

Ayer, ayeeer, cuando hacía falta, pocas excepciones en el equipo: Nahuel Guzmán, Guido Pizarro, Javier Aquino, y tal vez alguno que se me escape. Jugadores con un dolor enorme y se les vio -al menos ayer, en el juego importante- con sangre, distinto al resto.

(Bueno, también Torres Nilo, pero con sus limitantes técnicas).

No se enoje, afición felina, no se enoje. El verbo correcto (en infinitivo) no es "enojar"; el verbo correcto (en infinitivo) es "decepcionar".

Y yo se lo digo, al equipo Tigres, no en infinitivo, sino en la segunda persona del singular en pretérito perfecto simple: "¡Tú decepcionaste!".

Síganle...

El fracaso

Esa palabra que tanto repetimos cuando un equipo importante no queda campeón, aplica ahora sí.

No para la directiva, no para Alejandro Rodríguez Michelsen, no para Miguel Ángel Garza Martínez, no para Sinergia Deportiva, señores.

A quienes mencioné en la línea anterior, hay que brindarles un aplauso, porque semestre tras semestre arman y refuerzan al equipo, al grado de tener tanta calidad en nombres que llegan a la Final.

Cometería un error quien critique a Sinergia y a estos dos dirigentes felinos, que sin ellos los Tigres no perderían Finales como la de anoche... ¡porque simplemente ni llegarían!

Tigres no fracasa porque siempre está ahí, con 7 Finales en 3 años.

Pero, no nos confundamos, quien sí fracasó es eeeste Tigres. Porque se murió de nada, porque no desquitó un peso en la Final, porque el planteamiento fue de pretemporada.

No se enoje, afición felina, no se enoje. No hay motivo para enojarse... ¡pero sí hay motivo para decepcionarse!

La frase

"¡Ellos (los jugadores) dieron todo lo que tenían!".

Ricardo Ferretti de Oliveira.

PD: ¡Pos qué poco tenían, Ricardo!

2 años más

Y pasando a otro tema, ya distinto a la mediocre Final que jugaron los Tigres, les tengo una información importante para el futuro de La Pandilla del Cerro de La Silla.

Hace tiempo les venía diciendo, paaaso a paso, día a día, semana a semana, cómo iba la situación del Club de Futbol Monterrey y el DT Ricardo Antonio Mohamed Matijevich.

Que iniciaron las charlas ya hacía meses y que se iban acercando, luego que acordaron ciertos detalles, pero que faltaba tiempo para finiquitar.

Bueno, les informo que será hoy, o aterrizando de Veracruz, cuando el hijo del señor Antonio y de la señora Norma, firme su nuevo contrato con el Monterrey.

Así es, estoy en posición de informarles que Mohamed y Rayados ya llegaron a un acuerdo y puede que ya sea hoy cuando agarre la pluma Mont Blanc de Duilio Davino, quien se da lujos de ese calibre, y ponga su firma en el contrato.

Les cuento que tengo la información que será hasta junio del 2019 cuando Mohamed esté ligado a La Pandilla, y así seguir con el proyecto que tiene presupuestado.

Antonio llegó a La Pandilla en febrero del 2015, por lo que si cumple los dos años que comenzarán a partir de julio, estaría siendo el segundo DT con más tiempo en el equipo, con 4 años y 4 meses, sólo por debajo de Víctor Manuel Vucetich, que duró 4 años y 9 meses.

Pues a'i se las dejo: hoy firma Antonio Mohamed. Si los tiempos no les dan, porque viajan a Veracruz, lo hará regresando del partido ante los Tiburones.

Para los Rayados que deseaban verlo fuera, les informo que... ¡tenemos Antonio para rato!

Excelente decisión de la directiva Rayada. Así se fincan los resultados, y no cambiando a cada rato.

PD: ¡Tenemos "Turco" para rato!

Última conjugación

No se enoje, afición felina, no se enoje.

Y lo termino diciendo en la tercera persona del plural en pretérito perfecto compuesto: "¡Ellos han decepcionado!".

Tsssa, mejor en la segunda persona del plural en el presente del indicativo: "¡Tigres, vosotros decepcionáis!".

PD: Me encantaría que existiera conjugación para "¡No valieron madre!".

Mail: sancadilla@elnorte.com
Anuncios